Wi-Fi 6 impulsará la conectividad de la mano de 5G

La nueva generación de tecnología inalámbrica promete mayor velocidad, capacidad de red, rendimiento y eficiencia energética, beneficios que si convergen con los de 5G pueden impulsar el ecosistema digital.

7
1025

A 20 años de la creación de Wi-Fi, el estándar de sexta generación (802.11 ax) de esta tecnología inalámbrica ya cuenta desde hace unos días con un programa de certificación de la Alianza Wi-Fi para diversos dispositivos.

Samsung fue el primer fabricante de teléfonos inteligentes en obtenerla para su Galaxy Note10. También la han conseguido otros productos tecnológicos, como el punto de acceso R750 de Ruckus Networks; los chips de Qualcomm FastConnect 6800 y el Networking Pro 1200; los Broadcom BCM4375, BCM43698 y BCM43684; así como el Intel AX200 y el chipset WAV600 de la misma compañía.

Wi-Fi 6 está arribando al mundo para hacer frente a la demanda de más dispositivos conectados a una red para hacer distintas actividades a la vez: contestar mensajes, mirar videos, reproducir música, descargar archivos y pronto también conectar a las cosas.

Los principales beneficios de Wi-Fi 6 serán mayor capacidad, tasas de datos más grandes, mejor rendimiento en entornos con muchos equipos conectados y eficiencia energética, de acuerdo con la Alianza Wi-Fi. La velocidad también aumentará, al ofrecer un soporte de transferencia de datos de 1.1 Gbits en la banda de 2.4 GHz y 4.8 Gbps en la de 5 GHz.

Hasta 2018, Wi-Fi reportó un impacto económico de 2 billones de dólares a nivel mundial, y para 2023, ya con el estándar 6, se espera que genere 3.5 billones. Además, según el organismo, “con un espectro adicional sin licencia para su uso, la contribución económica de Wi-Fi continuará creciendo. Los usuarios pueden esperar avances en Realidad Virtual (RV), Realidad Aumentada (RA), juegos en tiempo real y aplicaciones de Internet de las cosas (IoT) de bajo consumo”.

Varias compañías están diseñando equipos compatibles con la nueva tecnología inalámbrica y podrían obtener pronto la autenticación de la Alianza Wi-Fi. Una de ellas es Huawei, quien presentó en mayo su versión durante el Enterprise Business Partner Summit 2019, realizado en Perú.

El fabricante chino prevé, en un informe reciente, que en los próximos tres a cinco años Wi-Fi 6 cumplirá a cabalidad con las exigencias de consumo futuro en cuanto a ancho de banda, latencia, calidad de eficiencia de transmisión y gestión de energía, no sólo de los hogares, sino también de las empresas y el espacio público.

Qualcomm anunció el mes pasado cuatro plataformas Networking Pro Series de redes Wi-Fi 6. De manera escalonada, la 400 admite cuatro transmisiones espaciales y tiene un procesador A53 Quad-core de hasta 1 GHz; la 600, seis transmisiones con el mismo procesador; la de 800, ocho transmisiones con igual chip; por último, la Qualcomm Networking Pro 1200 admite 12 transmisiones con Quad-core de hasta 2.2 GHz.

Cisco lanzó soluciones de hardware para la próxima generación inalámbrica en abril, que incluyen puntos de acceso en las carteras de Catalyst y Meraki, conmutadores más seguros y eficientes, al igual que nuevos recursos para desarrolladores.

Wi-Fi 6 en México

A nivel mundial, se espera que la tecnología se expanda rápidamente el próximo año. En México será el estándar con mayor presencia en el mercado hacia 2021, de acuerdo con Alberto Arellano, analista senior de la Corporación Internacional de Datos (IDC, por sus siglas en inglés).

El experto dijo que la adopción de Wi-Fi 6 será más acelerada debido a la demanda de conectividad por parte del sector público y empresarial, con entornos de mayor densidad. La versión 5 demoró cinco años en lograr mayor penetración, que a la fecha es de alrededor de 76 por ciento en el país.

Incluso podría contribuir a los planes de conectividad del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que quiere alcanzar 95 por ciento de cobertura total hacia 2024. Con esta tecnología, se podría proveer Internet gratuito y libre a una amplia densidad de usuarios, sostuvo durante una presentación en el país, Saúl Arjona, director de Soluciones y Marketing de Huawei en México.

Convergencia con 5G

El potencial de Wi-Fi 6 es mucho mayor si converge con la red móvil 5G, porque ambas tecnologías podrían proporcionar conexión sin interrupciones, con más rendimiento y confiabilidad para brindar una mejor experiencia a los usuarios, dado que el tráfico de datos desde teléfonos inteligentes también utiliza la red inalámbrica.

De acuerdo con el informe Wi-Fi: familia extendida. Tecnologías, aplicaciones y mercados, de Research and Markets, la tecnología inalámbrica fortalecerá y hará más flexibles a las redes de quinta generación.

El IoT, la RA y la RV impulsarán la llegada de Wi-Fi 6 al mercado y su unión a 5G, en sectores tan amplios como la educación, la agricultura o el transporte, donde hay una alta densidad de usuarios y se prevén más casos de uso.

A medida que ambas tecnologías tienen una implementación paralela, se presentan desafíos de compatibilidad y oportunidades de negocio para los proveedores; por ejemplo, definir interfaces de visibilidad de red para gestionar la transición de una a otra sin problemas, según el Libro Blanco de Convergencia RAN, elaborado por la Alianza de Banda Ancha Inalámbrica (WBA, en inglés) y la Alianza de Redes Móviles de Próxima Generación (NGMN).

En América Latina, hasta junio de este año 18 operadores habían realizado algún tipo de prueba de implementación 5G en Colombia, Brasil, Argentina, Chile, Perú, Puerto Rico y Uruguay, de la mano de Huawei, Nokia y Ericsson. Luego se anunció otro demo en Ecuador con Claro y recientemente en Bolivia con el operador estatal Entel. Mientras que a escala global la carrera hacia 5G es más basta y a mayor velocidad.

Juntas, las tecnologías inalámbrica y móvil, jugarán un papel clave en el sector público, los hogares y en las empresas. En el primero, tendrán la capacidad de atender puntos críticos de consumo en ciudades muy densas con la instalación de passpoint (cambio de punto de acceso), señalan la WBA y la NGMN.

En los hogares, los consumidores podrán obtener múltiples redes, tanto privadas como comunitarias, a la par de una femtocelda de red celular, sin que la red doméstica se deteriore por el tráfico común, gracias a la gestión y a la priorización de la latencia.

A nivel empresarial, brindarán conexión a usuarios finales con un mayor nivel de seguridad acorde a las políticas de las compañías y se tendrá la posibilidad de acceso neutral en espacios cerrados, así como equilibrio de carga de tráfico y un entorno multisitio de conectividad.

7 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here