Ahora que la mejor forma de combatir la propagación de la enfermedad de Covid-19 es quedarse en casa, la tecnología Wi-Fi ha sido clave para mantener conectada a una buena parte de la población mundial. Las personas están pasando más tiempo en Internet, se eleva el consumo de datos y, hasta cierto punto, aumenta la congestión de las redes.

En los próximos años, además, se espera observar un alto crecimiento de dispositivos conectados ―hasta 3.6 por persona para 2022―; de la transmisión de video 4K e incluso 8K; el auge de aplicaciones de Realidad Aumentada, Realidad Virtual e Internet de las cosas (IoT); así como un incremento del tráfico de datos que 5G descargará en Wi-Fi, de acuerdo con el informe Wi-Fi 6: la próxima generación de tecnología inalámbrica, elaborado por Cisco.

Frente a ese escenario, el sexto estándar Wi-Fi (802.11ax) ofrecerá una mayor eficiencia para entornos con alta densidad de usuarios, en comparación con sus predecesores: puede transmitir los datos hasta una velocidad gigabit; compartir canales de frecuencia para conexiones más eficientes y con menos latencia en entornos de alta demanda; mejorar la duración de la batería de los dispositivos; al igual que priorizar el tráfico.

A diferencia de Wi-Fi 5, la nueva generación de la tecnología inalámbrica está diseñada para operar en más rangos del espectro: en la banda de 5 GHz y 2.4 GHz. Y también admitirá la de 6 GHz a medida que este recurso radioeléctrico esté disponible en más mercados del mundo. Hasta ahora, Estados Unidos, Reino Unido y Corea del Sur son los primeros que han decidido liberar esta banda para el uso no licenciado de Wi-Fi.

Debido a las características similares con 5 GHz, la cercanía y a la ausencia de dispositivos heredados de los anteriores estándares, el espectro de 6 GHz puede extender las capacidades de Wi-Fi 6, proporcionar bloques contiguos para tener hasta 14 canales de frecuencias adicionales de 80 MHz ó siete de 160 MHz de ancho de banda, habilitar nuevos casos de uso y, en general, potencializar aún más las ventajas de la conectividad Wi-Fi.

Wi-Fi 6 tiene un “gran potencial de crecimiento e innovación (…), ya inició la carrera en IoT y estos dispositivos son el complemento perfecto para aprovechar al máximo estas nuevas redes inalámbricas y tener por fin un ‘hogar conectado’ u ‘hogar inteligente’, junto con todas las plataformas de contenido e interacción a través de pantallas y servicios de softphone, videollamadas, sin olvidarnos de los asistentes para el hogar, haciendo uso de los grandes desarrollos en Inteligencia Artificial”, dijo a DPL News el Director de Desarrollo de Negocios de Intel Corporation para América Latina, Jorge Tavira.

Por ello, diferentes organizaciones han destacado la importancia de disponer de esta banda, y las autoridades de diversos países y regiones evalúan la posibilidad de permitir su utilización. Entre ellas, la Wi-Fi Alliance, la Wireless Broadband Alliance (WBA) y la Dynamic Spectrum Alliance (DSA), por un lado; al igual que los reguladores de la Unión Europea, el Reino Unido y Brasil.

En abril de este 2020, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos emitió una orden para liberar 1200 MHz en el espectro de 6 GHz (5.925 a 7.125 GHz) para el uso de Wi-Fi. Todo el ancho de banda está disponible para operaciones de baja potencia en interiores y 850 MHz para la potencia estándar.

La medida se analizaba desde 2018, cuando el regulador hizo una propuesta oficial: a partir de ese momento se comenzó a estudiar la viabilidad técnica, la armonización, la resolución de posibles interferencias con los servicios de microondas que operan en esta banda y, finalmente, en medio de la crisis sanitaria, la FCC aprobó los 1200 MHz. La WBA proyectaba que esto sucedería hasta 2021, pero la pandemia sirvió como un catalizador del proceso, pues se hizo más evidente que las redes inalámbricas son esenciales para soportar las grandes cantidades de tráfico.

Así, la Comisión estadounidense marcó un precedente para alentar a que otros países aceleren la disposición de este espectro. En Europa, Martha Suárez, presidenta de la DSA, dijo antes en una entrevista con DPL News que esperaba que para finales del año ya exista un marco regulatorio al respecto. A medida que más países sigan este camino, existirá una mayor oferta de dispositivos compatibles con Wi-Fi 6 de 6 GHz en el mercado.

Jorge Tavira, de Intel, afirmó que la decisión de la FCC “es definitivamente un indicador positivo para las redes en el mundo y un parteaguas en términos de negocio (…); explotar y regular esta frecuencia de 6 GHz permitirá a muchos países jugar un rol clave en este rubro, pues cuentan con importantes fabricantes de tecnología de consumo, dispositivos inalámbricos para el hogar (IoT) e innovación en chipsets y procesamiento para hacer esto posible”.

El paso dado por la FCC incentiva a que otros reguladores del mundo sigan ese camino muy pronto. Sobre todo, porque también Wi-Fi en esta banda del espectro será un apoyo para las aplicaciones con 5G, e incluso puede brindar una oportunidad para que los operadores proporcionen servicios de acceso inalámbrico fijo (FWA) a bajo costo en zonas semiurbanas y rurales.

Durante un encuentro virtual en junio con el Consejo Empresarial Estados Unidos-India, el Presidente del regulador estadounidense, Ajit Pai, manifestó su intención de colaborar con sus homólogos de India y otros líderes de todo el mundo “para aprovechar los beneficios de la banda de 6 GHz para Wi-Fi y luego trabajar juntos hacia la armonización global de este espectro”.

India también está explorando las posibilidades de explotar esta banda media para la tecnología inalámbrica. La industria, a través de la ITU-APT, está presionando para que se libere el recurso radioeléctrico adicional con el fin de apoyar la innovación digital, expandir el acceso a Internet y maximizar el valor del espectro.

Ofcom fue el segundo en liberar la banda. El 24 de julio de este año, el regulador británico hizo oficial su decisión de disponer de 500 MHz (5925-6425 MHz) para Wi-Fi 6. El organismo permite el uso de interiores (hasta 250 mW) y de muy baja potencia en exteriores (25 mW), bajo las condiciones diseñadas por la Conferencia Europea de Administraciones de Correos y Telecomunicaciones (CEPT) para proteger a los usuarios principales de esta banda, que son los enlaces fijos y satelitales.

Al mismo tiempo, Ofcom quiere facilitar un uso más sencillo y eficiente de la banda de 5.8 GHz (5725-5850 MHz), por lo que eliminó los requisitos de selección de frecuencia dinámica (DSF) de los canales de Wi-Fi, puesto que DSF puede representar una restricción para los fabricantes de equipos y ocasionar retrasos en la conexión de los usuarios a las redes.

Con ambas decisiones, el Reino Unido busca responder al aumento de la demanda de Wi-Fi en los hogares, que podría crecer hasta 10 veces en la próxima década; el consumo en el espacio público, el cual se espera que incremente hasta 15 veces; así como a los usos emergentes que requieren mayor capacidad, mejor cobertura y menor latencia.

Corea del Sur anunció la liberación de la banda de 6 GHz a finales de junio, pero estará vigente probablemente desde septiembre. El Ministerio de Ciencia y Tecnología dijo que 1200 MHz de ancho de banda estararían habilitados para uso en interiores y 500 MHz para la conexión entre dispositivos. La intención es que todo el rango de uso se amplíe al exterior para 2022. 

Para el país asiático, disponer de estas frecuencias respaldará su liderazgo en el mercado tecnológico a nivel global. El Ministerio destacó que la convergencia entre las capacidades de Wi-Fi 6 y 5G “será la base del desarrollo”, bajo las cuales los operadores podrán construir una red para soportar las fábricas inteligentes y, para el año siguiente, los consumidores finales podrán percibir los beneficios en la conectividad.

En Europa, se está considerando liberar 500 MHz. En 2019, la CEPT envió el reporte ‘A’ a la Comisión Europea (CE), en donde expresa que sí es posible que las redes de área local de radio (RLAN o Wi-Fi) operen en la mitad inferior de la banda de 6 GHz, pero antes de eso se necesitaban más estudios para mitigar interferencias.

La CEPT ha estado elaborando análisis de compatibilidad y coexistencia entre Wi-Fi y los servicios existentes en este espectro ―el servicio fijo vía satélite, sistemas inteligentes de transporte en carretera, control de trenes en la banda adyacente y radioastronomía. Hasta ahora, todo indica que la convivencia es factible bajo ciertas condiciones, como fijar una banda de guarda y otros requisitos en las emisiones.

A la luz de estas medidas, la Comisión Europea proporcionará un marco regulatorio para permitir el uso no licenciado de la banda, lo cual podría suceder a finales de este año. Después, los países deberán adoptar, de manera individual, las nuevas reglas.

La orden de la FCC en Estados Unidos “marca el paso en América Latina, al ser el líder en aprovechamiento del espectro radioeléctrico y eje económico en múltiples aspectos”, destacó Jorge Tavira. En la región, Brasil ya avanza en el mismo sentido de la tendencia internacional.

En mayo, la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) abrió la posibilidad de usar la banda de 5.925 GHz a 7.125 GHz para la operación de Wi-Fi, un rango incluso superior al considerado por los otros países antes mencionados. 

La Anatel, en concreto, autorizó una revisión al reglamento sobre equipos de radiocomunicaciones de radiación restringida, ajustando el rango del espectro permitido para uso no licenciado. La resolución entrará en vigor el primero de septiembre de 2020 y se espera que en agosto el regulador especifique las condiciones para la coexistencia con otros servicios.

Desde septiembre del año pasado, la Wi-Fi Alliance lanzó una certificación para dispositivos compatibles con Wi-Fi 6. Algunos fabricantes comenzaron a adoptar el nuevo estándar, incluidos el teléfono inteligente Galaxy Note10 de Samsung, chipsets de Broadcom e Intel, y sistemas de conectividad de Qualcomm.

Tras la orden de la FCC para liberar la banda de 6 GHz, el organismo dijo que a inicios de 2021 estará disponible la autenticación también para los equipos que admitan el nuevo espectro. Debido a los ajustes a nivel mundial que se están observando este 2020, el directivo de Intel prevé que en la primera mitad del próximo año estén disponibles dispositivos Wi-Fi 6 en algunos países.

A largo plazo, en el siguiente lustro, el uso de la banda de 6 GHz para la sexta generación Wi-Fi podría generar casi 154 mil millones de dólares adicionales a la economía de Estados Unidos, de acuerdo con un estudio realizado por Raúl Katz, director de Investigación en el Instituto de Investigaciones de Columbia. Especialmente, esto se deberá al impulso que recibirán las aplicaciones IoT y a la descarga de tráfico desde 5G.

La decisión de la FCC en el país norteamericano ya está reflejando sus primeros efectos, al acelerar la introducción de servicios Wi-Fi 6 en la banda de 6 GHz y al empujar la conversación internacional sobre el uso sin licencia de este espectro.

Además, está abriendo otra discusión: de cara a la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2023, un bloque de países y empresas (China, GSMA, Ericsson y otros) simpatiza con la idea de que se identifiquen secciones de la banda para el uso licenciado de 5G (IMT), algo a lo que se oponen organismos como la Wi-Fi Alliance y empresas tecnológicas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here