Diario Financiero – Magdalena Espinosa

Por más de cuatro horas, ayer la industria de telecomunicaciones confrontó posturas en torno a la propuesta de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) para fijar un Plan Nacional de
Espectro ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), el que busca establecer los límites de bandas que puede tener una empresa para garantizar la competencia en el mercado.

El plan nació tras el fallo de la Corte Suprema que obligó a Entel,
Claro y Movistar a desprenderse del espectro equivalente a lo
adjudicado en el concurso de la banda 700 MHz, que sirvió para
desplegar el 4G, donde el máximo tribunal del país instó a la
autoridad a fijar nuevos límites.

En los alegatos realizados ayer, el primero en presentar su postura
fue el abogado de la Subtel, Andrés Fuchs, quien se centró en
mostrar la evolución del mercado de telecomunicaciones local en los últimos diez años.

Sostuvo que dados los cambios en las condiciones de competencia,
hay una “creciente necesidad de contar con más espectro que sólo 60 MHz por operador”, que fue el límite al que se aferró la Corte
Suprema.

En su exposición, Andrés Fuchs explicó que la nueva política de
espectro tiene como fin la entrada “creíble” de un cuarto operador,
instancia donde destacó la llegada en 2015 de WOM, pues a su juicio
su aterrizaje permitió una disminución de los precios, una mayor
competencia y expansión del mercado.

Para hacer posible esto, Subtel impulsó la medida de un límite
variable de 32% en las cuatro macrobandas del espectro
radioeléctrico, pues “permite asumir todos los desafíos técnicos”, especialmente mirando el futuro desarrollo del 5G.

Sin embargo, la empresa desafiante del mercado, WOM, que había evitado dar luces de su postura hasta hace unos días, no se mostró favorable a la última propuesta de la autoridad, exigiendo al tribunal que mantenga un techo fijo para cada compañía.

La defensa del cuarto operador
Si bien la firma controlada por el fondo de inversión Novator Partners valoró parte de la propuesta de Subtel, atacó el eje central de la medida para impulsar la entrada de un cuarto operador: el umbral dinámico de 32% por macrobanda. “Pese a las buenas intenciones de Subtel para permitir la entrada de un cuarto operador, si aplicamos el 32% dinámico volvemos a fojas cero”, sostuvo durante su presentación la abogada Lorena Pavic.

Esto, porque a juicio de WOM, el cambio de política de límite no asegura una correcta distribución del espectro, sino que garantiza a las tres firmas dominantes el 96% de acceso al
espectro.

“Este desequilibrio se mantendrá en el futuro (…) y pone en riesgo la entrada de un cuarto operador. Un límite de espectro alto asegura pocos competidores en el mercado”, explicó Pavic.

En esta misma línea, la firma exigió al tribunal mantener la medida fija de espectro o que, de ser dinámico, pueda ser con un máximo de 25% para las cuatro macrobandas.

Esto, porque argumentaron que en Chile hay una asimetría donde un cuarto operador -como WOM- no alcanza ni siquiera a la mitad de los demás competidores, como Entel Claro y Movistar, en el acceso al espectro radioeléctrico.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here