Xiaomi puede ser el mejor aliado de las operadoras para el lanzamiento del 5G

445

Hipertextual-Nicolás Rivera

Como en ediciones anteriores, el Mobile World Congress 2019 ha estado protagonizado, en gran parte, por la conectividad 5G. Tecnológicas, telecos y “chiperas” han hablado abiertamente sobre una conexión que, a diferencia de otros años, ahora sí está a punto de llegar a los consumidores finales. Sin embargo, para expandir esas conectividades más allá e incentivar su adopción por parte de los clientes, hay un componente de vital importancia que, a día de hoy, aún no se ha resuelto: el número de dispositivos compatibles.

A lo largo de 2019 se pondrán a la venta varios dispositivos con capacidades 5G. Algunos, como el Galaxy S10 5G, incluso llegarán a España –donde el encendido de las redes no se espera hasta 2020–. Sin embargo, solo los teléfonos de un fabricante podrían ser determinantes en los primeros meses / años de vida del 5G: los de Xiaomi.

El fabricante chino anunció en este Mobile World Congress su primer equipo con 5G, que no es otro que el Mi MIX 3 5G –una versión modificada con Snapdragon 855 y mejoras en autonomía–. Sin embargo, lo más interesante de este equipo no son las prestaciones ni la disponibilidad –llegará en mayo a las tiendas–, sino el precio.

Los 599 euros por los que el Mi MIX 3 5G llegará a Europa distan de los más de 1.000 euros que se espera que Samsung exija por el S10 5G. Esta diferencia ayuda a democratizar y facilitar el acceso a equipos compatibles con la nueva red celular, algo que a las telecos les interesa conseguir cuanto antes para comenzar a amortizar las fuertes inversiones que están realizando con la llegada del 5G.

Y aunque Xiaomi depende en gran medida de los desarrollos y las tecnologías de Qualcomm –que, de momento, solo ofrece sus componentes 5G junto a los SoCs de alta gama–, el precio de partida de sus productos les permite acercar las bondades de esta nueva conectividad con mayor efectividad a un número de clientes más amplio.

Empresas como OnePlus –con una estrategia de precios similar– también podrían convertirse en la punta de lanza de las operadoras, pero la compañía del grupo BBK, por el momento, no distribuye sus productos junto a las telcos españolas. Xiaomi, por lo tanto, quedaría sola en una ventana de precio en la que ni Samsung ni ningún otro fabricante parece poder competir a corto y medio plazo.